El crimen organizado controla el tráfico de migrantes, frente a un Estado que ve y no hace nada.
A cinco años de la masacre de San Fernando, siguen los secuestros